Con la llegada de la ola de calor necesitamos beber mucha agua para hidratarnos y para que nuestro organismo se mantenga saludable, y lo peor de todo es que no alcanzamos la recomendación mínima , siendo esto un gran problema para nuestra salud a corto y medio plazo.

Y es que si en los últimos días te sientes algo más mareado, cansado, aturdido o incluso te enojas con mayor facilidad, eso se puede deber solo a una cosa: no estás bebiendo el agua suficiente. Y es que un estudio realizado en Reino Unido ha demostrado que solo un 10% de los británicos beben la recomendación diaria de agua que varía entre el 1,4 y 1,8 litros de agua por día, según la complexión de cada persona.

A pesar de ello, el principal problema es que únicamente el 19% de los británicos conoce cuál es la ingesta diaria recomendada de agua, mientras el resto desconocen cuánto agua se debe beber al día para estar saludables. Esto es un gran problema, dado que la mayoría de los padres no saben cuánta agua deben beber sus hijos y eso puede provocar serios problemas en su crecimiento.

Termos para conservar el agua fresca, con descuento en Amazon

Lectura recomendada :  ¿Los bebés amamantados son más listos?

Y es que la fundación de nutrición británica recomienda beber abundante agua durante los meses de verano, y cuando nos referimos a agua no es aquella que contenga azúcar, ni calorías ni mucho menos aditivos.

Y es que el estudio viene a decir que la inmensa mayoría de las personas viven deshidratadas durante todo el verano, y eso puede dificultar nuestra concentración, afectar a nuestro rendimiento cognitivo y físico, o incluso aumentar los sentimientos de agresión o irritación.

No obstante el 16% de los británicos encuestados señalan que se suelen sentir siempre mareados o atontados durante el verano, mientras que el 24% tiene dificultades para concentrarse. Todos estos efectos señalan que hay deshidratación en el cuerpo.

Y es que conviene recordar que el agua constituye más de 2/3 del cuerpo humano, y que constantemente estamos perdiendo líquido en nuestro organismo a través del sudor y la orina. Es por ello que se recomienda ingerir casi 2 litros de agua diarios, algo que no suelen cumplir la mayoría de las personas.