Inicio Sexualidad Hacer el amor con la luz apagada o encendida: ¿cómo elegir?