Con el uso y el paso del tiempo, el frigorífico va acumulando suciedad y olores desagradables. Si quieres aprovechar que te vas de vacaciones para limpiar la nevera y eliminar los olores, toma nota de los siguientes trucos y consejos para conseguirlo de una forma sencilla y con poco esfuerzo.

Limpia el interior de la nevera

El bicarbonato sódico es un producto muy económico y eficaz para limpiar la nevera y desinfectarla. Lo único que tienes que hacer es mezclar dos cucharadas de bicarbonato con un litro de agua caliente y unas gotas de limón.

Una vez que los ingredientes estén bien mezclados, utiliza una bayeta para frotar el interior y el exterior del frigorífico, y a continuación pasa un paño seco para secar las superficies.

Otro truco para limpiar el frigorífico por dentro es utilizar agua con sal. Mezcla un puñado en unos 4 litros de agua tibia y usa una esponja para frotar el interior de la nevera.

Además, también puedes usar vinagre para limpiar el interior del refrigerador, y su poder desinfectante puede ser incluso mayor que el del bicarbonato. Mezcla a partes iguales vinagre de vino blanco y agua y frota la nevera por dentro.

 

Aromatiza la nevera

Si quieres eliminar los malos olores de la nevera y hacer que huela siempre bien, puedes humedecer una bola de algodón con extracto de vainilla y colocarla en un estante. Además de actuar como un desodorante, dejará un aroma muy agradable en el frigorífico.

Lectura recomendada :  Cómo hacer cojines con camisetas recicladas

Elimina olores de la nevera

Si un alimento en mal estado ha dejado un olor desagradable en tu nevera, después de tirarlo a la basura frota zumo de limón con algodón o una esponja en el interior del frigorífico y déjalo durante varias horas. Enjuágalo más tarde, cuando el mal olor haya desaparecido.

Además, otros productos que puedes utilizar de la misma forma para eliminar olores en el refrigerador son el vinagre y el zumo de tomate.